Naturaleza en estado puro

Parques y jardines exuberantes, paisajes marinos exclusivos, pueblos pintorescos, vistas espectaculares sin comparación,... así es Madeira, la perla del Atlántico. Precisamente en la exuberancia del paisaje es donde se encuentra uno de los mayores atractivos turísticos de la isla, que combina las características tropicales con las mediterráneas.